Biblioteca ‘Sand Castle’ se Muda a Lugar Más Amplio
Lleva Ocho Años Ayudando a los Isleños a Mejorar su Inglés y a Leer

May 30th, 2014
by -

Cam O'Brien, directora de la biblioteca "Sand Castle," enseña a los hermanos Michael Lucas (9) y Thomas Lucas (10) unos libros deportivos en español.

Cam O’Brien, directora de la biblioteca “Sand Castle,” enseña a los hermanos Michael Lucas (9) y Thomas Lucas (10) unos libros en español.

            Después de ocho años trabajando ayudando a la gente de Roatán a mejorar sus abilidades de leer y fortalecer su inglés, a Biblioteca Sand Castle (Castillo de Arena) de Sandy Bay se ha reubicado a un edificio mas amplio en la playa de Sandy Bay.

            El nuevo edificio, antes un centro de buceo, tiene mucho mas espacio, dijo Camilla (Cam) O’Brien, quien maneja la biblioteca. Dijo que hace posible que actividades que antes se realizaron en lugares separados se concentraran bajo un solo techo. “Quise que todos estaran juntos para que les mirara a todos,” dijo O’Brien.

            O’Brien dijo que todo empezó con un pequeño centro de aprendizaje en la playa hace ocho años. Ella y su esposo Ted operaron el centro turístico Bay Islands Beach Resort en el lugar durante 17 años, hasta el negoció cerró en 2010.  Se dió cuenta que el personal del resort no pudieron comunicarse en forma escrita ni en español ni en inglés, por ejemplo para enviar al cocinero lo que pidieron los huéspedes en el restaurante. Entonces en 2006 puso unas computadoras en la tienda de regalos del resort para capacitar a sus empleados e invitó unos voluntarios para ofrecer clases en inglés. 

            Muy pronto, los hijos de los empleados empezaron venir a asistir a las clases. Dentro de poco, otros niños de la comunidad llegaron tambien. Y de repente, todo acto de vandalismo contra su propiedad se acabó, dijo O’Brien.

            Los O’Brien encontraron a un aliado en la persona del entonces Secretario de Educación Marlon Breve. Hicieron planes para un centro de capacitación más amplio. Pero Breve perdió su puesto cuando el Presidente Manuel Zelaya fue destituido por los militares en el 2009, y todos esos planes “se fueron por la ventana,” dijo Cam. Pues tuvieron que empezar de nuevo.

            Recibieron una beca de la linea de cruceros Carnival, a través del Fondo Panamericano de Desarrollo, para contratar a un maestro local, John Dilbert, a venir todas las tardes a ayudar a los niños con sus tareas y a leer. Los adultos tambien vienen, buscando mejorar su inglés. El día que visitamos, Dilbert estaba ayudando a Carla Lucas y su hermana Jasmin, de 27 años, practicar su inglés mientras los hijos de ella, Michael (9) y Thomas (10) leyeron libros en español.

            “Estamos llegando a tener una buena colección de libros en español,” dijo O’Brien. Pero la mayoría de los aproximadamente 14,000 volúmenes en la biblioteca son donados de grupos de EE.UU. y son en inglés.

            El año pasado, la ONG de los O’Brien, Partners in Education Roatan (Socios para la Educación de Roatán) recibió una beca de la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo (USAID) para capacitación de docentes y para fomentar la participación de la comunidad en la educación. Están actualmente tramitando una extensión de esa beca, lo que se acabó hace poco. Un consorcio de donantes privados finaciaron una biblioteca móvil (Book Mobile) que ahora visita a 14 escuelas, cada una cada quincena. El año pasado esa biblioteca-bus prestó casi 6,000 libros a más de 1,000 alumnos, dijo O’Brien. El bus tambien lleva a maestros a las escuelas para leer cuentos a los niños y ofrecer lecciones y actividades basadas en esos cuentos.

            El centro tambien está preparando unas colecciones de cuentos en los idiomas inglés, español y Garífuna que enseñan lecciones importantes de una manera relevante a la cultura y las experiencias de los niños de la isla.

            Sin embargo, el centro sirve principalmente como lugar donde los niños de la comunidad pueden ir en las tardes, después de la escuela, a hacer sus tareas, leer, jugar juegos educativos y obtener ayuda con sus estudios y su inglés. O’Brien dijo que en un día típico llegaron unos 20-25 estudiantes, aunque en el día que visitamos hubo menos.

            Austen Scott, quien vive cerca, normalmente visita al centro cuatro veces cada semana por cuatro horas en cada visita. Ha leido 60 libros durante este semestre. Dijo que le gustan los libros de animales en particular. Cada niño que visita al centro tiene una ficha con su nombre, lo que se coloca bajo un ornamento de Rusty Fish de acuerdo al número de libros que han leido. “Yo y Leon (Brice, otro niño que visita casi todos los días) estamos en le pescado azul (el nivel más avanzado),” dijo Austen. “Justin está en la tortuga, y David está en la rana.”

             O’Brien dijo que buscaba atraer a más niños de La Colonia al centro, pero algunos padres temen por la seguridad de sus hijos caminando allá en la playa. Hay un voluntario que acompaña a los niños de La Colonia al centro casi todos los días, pero el día que visitamos no llegó ninguno.

Comments (0)

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.